Estudio Geológico-Geotécnico para la estabilización de un talud en la Carretera A-2602 Los Pintanos-Puerto de Cuatro Caminos (Zaragoza)

CLIENTE

Diputación Provincial de Zaragoza

Año realización

2013-2015

Se realiza el estudio de estabilidad y el análisis y justificación técnica de las medidas de corrección de un talud en la carretera Los Pintanos-Puerto de Cuatro Caminos. El tramo de talud investigado se localiza entre los PK 6+450 y PK 6+700.

En este tramo se produjo en Enero de 2013 un deslizamiento que afectó a un volumen de materiales muy importante. El deslizamiento tiene todas las características propias de una rotura planar, con límites laterales formados por una familia de diaclasas muy verticales que afecta a los paquetes más rígidos de areniscas que forman la coronación.

Para poder llevar a cabo el dimensionado de las soluciones de contención y refuerzo, se realizó una serie de actuaciones que incluyeron: estudio del macizo rocoso mediante estaciones geomecánicas (EGM), toma de muestras en la superficie de rotura, sondeos de reconocimiento y toma de muestras en profundidad, obtención en laboratorio de los parámetros resistentes pico y residual, modelización del macizo, caracterización del mecanismo de rotura y obtención de los parámetros resistentes en rotura (back-analysis).

Realizadas varias visitas de inspección, se concluyó que el movimiento afectó a los estratos más superficiales de la coronación del talud, formados por una serie subhorizontal de capas de arenisca, que deslizaron a través de un plano formado por un estrato arcilloso, de unos 5-10 cm de espesor medio, de comportamiento mecánico mucho más plástico y deformable. El deslizamiento principal despegó de la ladera un importante volumen de material, a modo de mega-cuña, formada fundamentalmente por areniscas fuertemente diaclasadas, con buzamiento hacia la cara libre del talud. Este paquete de areniscas, descansa sobre estratos arcillosos a lo largo de todo el tramo investigado.

El bajo ángulo de la superficie de rotura (12º-15º) indica que la presión intersticial en las arcillas del nivel de despegue, así como la presión de agua en las diaclasas, tuve que influir decisivamente en la dinámica del movimiento. Este hecho, se confirma al comprobar cómo en los días antecedentes a la rotura se produjeron precipitaciones acumuladas importantes después de un largo periodo seco.